Un código marca el copago para cada ciudadano

Las farmacias de la localidad y usuarios, según los casos, se quejan de los medicamentos, la premura de la medida, falta de información y alguna confusión.

Primeros días del copago en una de las farmacias de la localidad. Foto: Pedro Fernández Lozano
SANIDAD El nuevo sistema reduce el número de personas que no tienen que pagar por sus medicamentos con receta, algo de lo que ya sólo se beneficiarán los parados sin prestación y las personas con pensiones no contributivas o renta de reinserción. A partir de ahí, se establecen diferentes categorías "según la renta" para los trabajadores activos y para el resto de pensionistas, que a partir de ahora tendrán que pagar un porcentaje del precio de sus medicinas.

Los exentos de aportación están en el grupo denominado TSI 001, (código de identificación de receta en función del tipo de aportación/exención a farmacia del ciudadano), y son: afectados de síndrome tóxico y personas con discapacidad en supuestos legales, perceptores de rentas de integración social, perceptores de pensiones no contributivas, parados que han perdido el derecho a percibir subsidio por desempleo, y tratamientos derivados de accidentes de trabajo y enfermedad personal.

En el grupo TSI 002, los pensionistas pagarán un 10% del precio de sus medicamentos. No obstante, aquellos con rentas inferiores a los 18.000 euros no pagarán más de 8 euros al mes, un límite que para los pensionistas con rentas de más de 18.000 euros será de 18 euros mensuales, mientras que para quienes superen los 100.000 euros anuales el tope estará en los 60 euros mensuales.

Según la renta
En el caso de los trabajadores activos, se acaba con el 40% generalizado que se pagaba hasta ahora y se establecen diferentes porcentajes de copago en función de la renta. Así, aquellos trabajadores con rentas inferiores a 18.000 euros -que no tienen obligación de tributar en el IRPF- y miembros de familias numerosas seguirán pagando este mismo porcentaje (40%), mientras que en aquellos casos que superen esta renta, la aportación será de un 50%. Al igual que con las pensiones, también existe una categoría para rentas altas, iguales o superiores a los 100.000 euros anuales, que en este caso pasarán a pagar un 60%.

Los Mutualistas pagarán un 30% tanto como trabajadores activos como una vez que se jubilen. Para que este copago se aplique con normalidad, el Ministerio ha creado varios códigos que irán impresos en las recetas para que los farmacéuticos cobren la cantidad adecuada.