Niños alegres y felices detrás de un carrito de los helados en la plaza La Parada con la cartelera del cine 'Victoria Esperanza' detrás de ellos.
Niños alegres y felices detrás de un carrito de los helados en la plaza La Parada con la cartelera del cine 'Victoria Esperanza' detrás de ellos. / Archivo asociación Luis Chamizo.

Aquellos helados de los carritos… ¡Hummm… qué buenos!, qué bien sabían a limón y vainilla

  • GUAREÑA EN EL RECUERDO

  • Solían ser blancos con alguna pintada azul que iba contorneando la armadura de madera, cubiertos de un techo y dos ruedas para ser conducidos por la fuerza humana.

Cuando se pronuncia la calor los recuerdos en Guareña conducen a los carritos de los helados. Ya se veían en los campos de la jira y a partir de entonces en las calles, parques, esquinas, ferias… Era toda una atracción salir de casa y encontrarte por la calle un carrito de los helados. Solían ser blancos con alguna pintada azul que iba contorneando la armadura de madera, cubiertos de un techo y dos ruedas para ser conducidos por la fuerza humana. Frecuentaban tener dos bocas que guardaban las garrafas con helados de distintos sabores. A su alrededor merodeaban los críos a la espera de ver a los padres y conseguir el grato manjar que se hacía larga la espera si no llegaban los tutores. Sabían a gloria aquellos helados de limón y vainilla, chuperreándolos poco a poco…, lambiándolos, que hasta no gustaba se acabasen nunca.

Sus consumidores infantes "no sabían" qué comían, pero aquello estaba de muerte; eran más naturales que ahora, o al menos eso parecía. Se gozaba chupando y apenas se hablaba, chupar y chupetear… qué lástima cuando llegabas al barquillo asumiendo el final del placer. También con un helado podría conquistarse el corazón de una moza, pasear por el parque municipal de San Ginés… nunca los besos supieron mejor que a vainilla.

Gregorio Moreno y su prima Felipa Mancha delante del carrito de los helados.

Gregorio Moreno y su prima Felipa Mancha delante del carrito de los helados. / Cedida

Antes de entrar al cine San Luis (más conocido por cine de "los calderones"), antes de entrar al parque, a las puertas del recinto ferial, en plena jira, o a las puertas de cualquier fiesta de Guareña, allí había un carrito de los helados. Estratégicamente sus dueños sabían dónde ponerse a vender helados, también granizadas.

Los recipientes eran de aluminio, largas jarras, aisladas por corcho donde se echaba el hielo que se compraba por barras, y en el interior se echaba el líquido. Solían tener por cierre una especie de media esfera a modo de tapa. Curiosamente no tenían electricidad pero se conservaban bien, el dueño estaba continuamente removiendo el líquido para que el helado se mantuviera hasta ser servido en perfecto estado cremoso, endulzado con azúcar y los sabores de vainilla, limón, o chocolate, según cuentan familiares de Juan Moreno Ponce, también explicado por Manuel Mancha Trigueros que vivió en primera persona el negocio.

Adolescentes delante de otro carrito de los helados en la era del Palomar.

Adolescentes delante de otro carrito de los helados en la era del Palomar. / Cedida.

Otros carritos de helados recorrían las calles ardientes en los veranos. Justo en "la esquina de la Julia" se colocaba uno. Cuando conseguías el helado con su correspondiente cucurucho y su cucharita, la atenta mirada de una madre que decía: "¡uno y nada más, que luego te pones malito de la garganta!". Rabia daba aquella bola de helado que se caía al suelo apenas se había saboreado. Lejos queda ya el recuerdo de aquellos carros de helados por el pueblo, y ahora en estos días se han cambiado aquellos carritos de helados por las heladerías de multicolores con escaparates y anaqueles atrayentes, que con solo contemplarlos se nos despierta el sentido del gusto y los jugos se agolpan en la boca.

Lejos quedan esos carritos donde solo se expendían limonada, polos, o helados, mientras ahora los mostradores cristalinos de las heladerías nos ofrecen mil tipos de helados de frambuesa, chocolate, turrón, leche merengada, kiwi, fresa y otros de diferentes frutas. Hasta la cocina moderna ha lanzado su imaginación y nos ofrece una gran variedad como por ejemplo helado de tomate o de salmorejo, aunque no será raro que alguien nos ofrezca un helado de patatera o de jamón ibérico. Pero los helados de antes… sabían a gloria bendita.

HOY

HOYGuareña

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Guareña
    • Anunciantes