Se observa aumento de plagas en las viñas y es momento de tratarlas

Se ve la polilla del racimo, mosquito verde, araña amarilla, podredumbre gris, mildiu, oidio y cochinilla algodonosa

Imagen de la Cooperativa del Campo San Pedro de Guareña donde se encuentra las oficinas de la Atria. Foto Pedro Fdez.
AGRICULTURA Según los conteos realizados por la Atria, ha observado un aumento de población de la polilla del racimo (hilandero) y recomienda tratar entre el 3 y 15 de agosto, y siete días después. Informa además que en caso de realizar los tratamientos con atomizadores, pulverizadores o nebulizadores se deben hacer en todas las orientaciones de las cepas.

En los últimos días está aumentando de forma considerable las poblaciones del insecto Mosquito Verde "y se debe realizar un tratamiento, principalmente en las variedades tintas, en espolvoreo o pulverización, mojando bien el envés de la hoja", aconseja la ITA Eulalia Martín. En algunas parcelas ha observado ataques de esta plaga, principalmente en las zonas que lindan con pastizales, ribazos y en parcelas que han tenido malas hierbas en primavera, por lo que "se debe realizar un tratamiento donde se observen ataques", dice.

De igual forma recomienda hacer tratamientos en las zonas propensas a podredumbre gris "que puede afectar a todos los órganos verdes de la cepa, pero principalmente a los racimos", asegura. Eulalia Martín aconseja a los agricultores que observen bien las parcelas y si ven algún síntoma de las enfermedades de mildiu y oidio, se lo comuniquen.


Cochinilla algodonosa

"Se están observando varias parcelas con la plaga melazo o cochinilla algodonosa, y se observan en las hojas, brotes y sobre todo en los racimos que se cubren de melaza, sobre la que se desarrolla en ambientes húmedos", explica Martín. Dice que esta producción de melaza puede ser tan intensa que en ocasiones gotee al suelo, "sus daños originan una pérdida de calidad, e impide el normal funcionamiento de hojas y sarmientos, lo que se traduce en brotes más cortos, ligero arrepollamiento y disminución de cosecha en años siguientes", asegura. Lo que sí recomienda siempre es la lectura obligatoria de la etiqueta de los productos y asegurarse bien que todos ellos estén autorizados para, en este caso, la vid.