Antonio Barrau expone 81 fotografías realizadas en Malawi

Estuvo durante un mes graduando la vista a 714 personas de las que 602 necesitaron gafas financiadas por su empresa óptica

Antonio Barrau delante de algunas imágenes que expuestas fruto de su viaje de trabajo a Malawi. Foto: Pedro Fernández
CULTURA

Antonio de 34 años es natural de Almendralejo y vive en Mérida desde hace más de 20 años. Estudió óptica en Madrid hace 12 años, y desde entonces ejerce su profesión en el negocio familiar de "Óptica Barrau" en los diferentes establecimientos que tienen en la región: Mérida, Don Benito, Cáceres y Guareña; y en Menorca.


La política de bajos precios de su empresa familiar ha ido siempre encaminada a llegar a cualquier consumidor ofreciendo los mejores precios del mercado unido a la máxima y última tecnología. "Esto me lleva a plantearme la posibilidad de llegar a personas que están tan lejos de nosotros y tienen mayores necesidades", dice. Su empresa de óptica, aunque de manera no conocida, siempre ha enviado gafas a países más necesitados, "entonces en junio 2012, me dieron la posibilidad de ir a Malawi para graduar en dos hospitales, en Atupele (norte de Malawi) y en Mtendere (al sur); gradué a 714 personas entre adultos y niños, y 602 de ellas necesitaron gafas, que desde óptica Barrau se enviaron con dicha graduación cada una", reveta Antonio. Las patologías más frecuentes fueron los defectos propios de la visión como miopía, hipermetropía y astigmatismo, cataratas, opacidades corneales, blefaritis, y conjuntivitis vírica y alérgica.

"Durante los 3 meses previos al viaje tuve que vacunarme de la fiebre tifoidea, amarilla, hepatitis, tétano y medicación durante la estancia para evitar la malaria", cuenta Antonio. Malawi es un país sin salida al mar ubicado en el sureste de África, antiguamente conocido como Nyasalandia. Limita con Zambia al noroeste, con Tanzania al noreste y con Mozambique al este, sur y oeste. El país está separado de Tanzania y Mozambique por el lago Malaui. Su topónimo proviene de Maravi, una de las tribus bantúes que habitaron el área.

4.000 fotos

Durante su estancia, Antonio hizo más de 4.000 fotografías con una canon que le prestó un amigo. Realizó tantas fotografías que hizo una pequeña selección de 81 imágenes que ahora pueden verse en la sala de exposición del Centro Cultural de Guareña, en formatos de 60x75 cms. las más grandes (33 fotos) y 15x20 cms. las pequeñas (48 fotos), en total 81 fotografías expuestas de gente que graduó la vista. El pasado 7 de mayo fue abierta con gran presencia de familiares y amistades de Antonio, así como representantes de colectivos de la localidad. Las imágenes llenan al espectador por su realismo y felicidad de la gente de Atupele que, con tan poco que necesitan son felices en su medio natural.


Antonio Barrau trabajó con una oenegé, "África Directo", quien facilitó su hospedaje y pudo instalar su gabinete de graduación en una habitación del Hospital de Atupele. El material óptico que empleó Antonio en las graduaciones que realizó fue de: una caja de prueba con lentes, gafa de pruebas, autorefractómetro binocular, optotipo, fichas médicas (rellenó 714), y gafas (para 602 personas). "El sistema de trabajo fue que, una vez que graduamos, se enviaba la información vía internet a España, mi empresa preparó las gafas en un contenedor vía marítima hasta Malawi, para llegar el material de gafas ya graduadas al poblado de Karonga", explica Antonio para HOY Guareña.

"Me quedaba en una dependencia anexa al hospital y al convento de las monjas que gestionan dicho hospital; en algunas ocasiones nos desplazábamos en una ambulancia a sitios donde había personas mayores y les era imposible desplazarse a nuestro gabinete", manifiesta. "En otras ocasiones venían andando o en bicicleta, medio de locomoción muy utilizado en Malawi", revela Antonio. "Tuve una ayuda personal del director provincial de Fremap de Cáceres, Juan Manuel Díaz, un traductor, Alfred, y el jefe de la comunidad de Atupele, Gonazibili, quien organizaba los grupos que venían a graduarse, algunos hacían hasta 60 kilómetros en bicicleta y todos descalzos", explica Antonio todavía sorprendido por las vivencias experimentadas en Malawi, que a partir de ahora HOY Guareña llegue a este país gracias a Antonio Barrau.
 

Hombre blanco

"Allí viví muchos momentos emocionantes y tengo muchas vivencias inolvidables. Hablando en general puedo destacar lo mucho que recibí de ellos, como que los niños todos los días se me acercaban antes de ir al colegio a ver al 'Usungu', hombre blanco, para darme los buenos días, y pequeños detalles que me regalaron y he traído a España, que para ellos tienen mucho valor, como tirachinas, pelotas...", revela Antonio en su largo viaje a África, "hice más de 24.000 kilómetros desde Mérida, Madrid, Bruselas, Milán, Etiopía, Lilongwe (Malawi), y vuelta, con una duración desde que salí a las 10'00 horas de la mañana de Mérida y llegué a Malawi a las 2'00 horas de la noche dos días después, y en este país un mes entre el sur y el norte", concluye Antonio.