El guareñense Damián Retamar, el Miguel Ángel de Alcorcón

El artista que pintó el mural sobre Luis Chamizo ahora ultima otro de casi 28 metros de largo para la iglesia del Sagrado Corazón

Damián Retamar componiendo su obra encaramado a un andamio. Foto cedida
ARTE El artista está ahora elaborando un mural de casi 28 metros de longitud y 4 metros de altura que se exhibirá en la iglesia de la barriada de los Castillos, en la ciudad madrileña, una zona nueva, moderna, donde en septiembre de 2011 se inauguraba una iglesia y para tal evento Damián pintó una parte de ese gran mural. Se instaló tres paneles de dos metros justo en el centro del templo, en el ábside, donde el artista plasmó la imagen del Sagrado Corazón como titular de la parroquia, rodeado de la Madre Teresa de Calcuta y de Juan Pablo II, además de gente normal alrededor de Cristo.
 
Para ese proyecto el párroco Juan Carlos González Osorio y nuestro protagonista quedaron de acuerdo en un principio hacer un cuadro para dicha iglesia, "yo conozco al párroco y le propuse hacer un cuadro, pero al final acabará siendo un gran mural", dice Retamar. También revela que el Obispo de Getafe, Joaquín María López de Andújar, le dio carta blanca para componer su obra, "sólo me pusieron una condición, que apareciera la figura de Cristo, aunque el obispo me sugirió que la imagen del Papa Juan Pablo II le gustaría; a mí me pareció bien y quise rodear a Cristo con la Madre Teresa y Juan Pablo II, que han sido dos personas que han calado en la sociedad muy queridas por el pueblo", explica.

El camino
Damián ha titulado su obra "El camino hacia la salvación" y no ha querido representar lo clásico que se ve en los templos religiosos, Apóstoles, Santos, Vírgenes, etc., no, "he querido representar a la gente de la calle, a niños jugando, una señora mayor, un joven tocando la guitarra..., gente normal que acaban en el camino junto a Cristo y comparten una comida en el campo alrededor comiendo con Él; por eso quería que la gente de la calle, la gente del pueblo, estuviera representada en esta obra", justifica Retamar. Como quedan todavía muchos metros por pintar, se verá un largo camino desde cada extremo y a gente avanzar por él hacia el centro donde se encuentra la figura de Cristo, "se verá a gente que hace iglesia, como si fuera el camino que hacen los cristianos para llegar a la Salvación, de ahí el título de la obra, y los que llegan lo celebran con Cristo", explica el artista.

Todo aquél que se acerca a la iglesia del Sagrado Corazón se queda ensimismado viendo los personajes de esta obra y la gente expresa lo que ve, dice Damián, "les gusta porque se sienten representadas en el mural", señala.
"Yo no era consciente de la trascendencia que esto está teniendo. Me he dado cuenta luego. Que la imagen que he creado la tomen otras personas como algo suyo, donde rezan delante de esta imagen... esto va más allá del valor artístico, y esto no pensaba que iba a tener tanto alcance, que haya gente que recen delante de tu creación", revela Damián Retamar, quien se siente más cerca de Dios elaborando esta obra, "no pensaba en eso, pero ahora lo veo de diferente forma, no me vanaglorio, pero reconozco que estoy creando algo importante", confiesa.

Donación
Toda su obra será donada a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, de Alcorcón. Los costes de material, pinturas, bastidores, lienzos, etc. corren a cuenta de la parroquia, dice. La técnica es igual que en el mural de Chamizo, el óleo es mezclado con elementos naturales como la tierra, la paja o el papel. Esto le permite dar cierto relieve al mural e implantarle un aire envejecido, pues son característicos los tonos ocres y terrosos.
Cuando empezó su obra el año pasado por Semana Santa, este Miguel Ángel de Alcorcón quiso plasmar en su "capilla sixtina" conceptos como la cercanía y la proximidad. Aún faltan más metros de mural. De los casi 28 metros, están acabados y colocados 14 metros, el resto será para la primavera de 2013 cuando finalice todo el mural, todo "el camino de la salvación".

De Guareña

Nativo de la localidad de Guareña desde 1960, su obra pictórica se encuentra repartida en 14 Paradores Nacionales de Turismo, en el Ministerio de Medio Ambiente, en la Junta de Extremadura, en Diputación de Badajoz, en el Ayuntamiento de Alcorcón (Madrid), Caja de Badajoz, Museo de la Fauna Salvaje de León, Fundación Eduardo Romero, y en diferentes colecciones particulares en España, Portugal, Alemania, Argentina, Brasil y USA.

También ha ilustrado los libros "Bagatelas Forestales", "Un encuentro con las aves", "Brujería étnica", "Africana", "Los rostros del paisaje en España", "El urogallo cantábrico", "Lucas", "Una vida en siete días" y "El viejo notario".

Trabajos

Durante los años 2011-12 ha realizado las siguientes exposiciones y trabajos: exposición colectiva en el Centro Cultural Alfredo Kraus de Madrid, exposición colectiva en Espacio Ronda (Madrid), exposición colectiva en La Isla de Valdecañas (Cáceres), mural (4 x 28 metros) para la Iglesia Sagrado Corazón de Alcorcón, mural (3 x 6 metros) en homenaje al poeta extremeño Luis Chamizo, en Guareña (Badajoz), y exposición colectiva en el castillo de los príncipes de Merode.