«¡No necesito azúcar para vivir una vida dulce!»

Corriendo en Guareña contra la diabetes./Cedida
Corriendo en Guareña contra la diabetes. / Cedida

Así manifestó el alumno diabético Alejandro del Pozo en una marea de color azul que invadió Guareña en una carrera contra la diabetes.

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

El pasado martes 13 de noviembre 250 alumnos del colegio Nuestra Señora de los Dolores y del Instituto Eugenio Frutos corrieron la II Carrera Día Mundial de la Diabetes (14 de noviembre), organizada por los alumnos de Actividad Física Deporte y Ocio Activo (AFDOA) del propio centro estudiantil, el ayuntamiento de Guareña en sus concejalías de Régimen interior y Deportes, y ADIGU (asociación de diabéticos de Guareña), ha contado con la colaboración indispensable de las empresas Inquiba y Librería Guareña.

Sobre las 11,00 horas se daba la salida a un recorrido urbano que ha transcurrido por las calles céntricas de la localidad, con distancias diferentes según las categorías (1º ESO masculino y femenino) y (2º ESO masculino y femenino).

Participantes en la carrera contra la diabetes con Mari Luz en el centro (camiseta rosa). / Cedida

Tras la entrada en meta, multitud de asistentes pudieron disfrutar de una exhibición de coreografías a cargos de alumnos AFDOA y alumnas de 2º ESO del Centro concertado.

Después se procedió a la entrega de premios, llegando a la parte más emocionante de la jornada, aquella en la que Alejandro del Pozo Casillas, alumno diabético de 1º ESO del instituto leyó un manifiesto basado en su experiencia personal que sensibilizó a los presentes, al propio alumno y a muchos asistentes que descargaron alguna lágrima que otra por las palabras tan sinceras del alumno. La suelta final de globos azules hizo llegar esta muestra de sentimiento a todos los lugares del espacio celebrado.

Objetivo cumplido por parte de los organizadores: sensibilizar esta enfermedad, fomentar el deporte como hábito de vida saludable, y educar en la práctica deportiva y en el aprendizaje a partir de proyectos.

«¡No necesito azúcar para vivir una vida dulce!«, así acabó Alejandro su discurso en la plaza de España, de Guareña, ante el aplauso y apoyo de los presentes que se vieron sensibilizados con sus palabras. Una marea azul llenó el lugar y las calles por dónde transcurrió la carrera contra la diabetes.

 

Fotos

Vídeos