El saldo migratorio de la región es negativo

Extremadura registró 15.171 movimientos de entrada en la región en 2018, lo que supone un aumento del 14,3% respecto al año anterior, mientras que las salidas disminuyeron un 3,4% hasta contabilizarse 16.306, de lo que resulta un saldo migratorio negativo de 1.135 personas. Según el Instituto de Estadística de Extremadura, se produjeron 13.623 movimientos intrarregionales, un 9,6 % más que en 2017. Por consiguiente, los movimientos residenciales fueron 45.100, un 5,9 % más que en el año anterior.