Borrar
La ciudadanía ya disfruta de la sombra en la calle Grande. PF
El ayuntamiento instala toldos de vela en la calle Grande
CALOR

El ayuntamiento instala toldos de vela en la calle Grande

Vuelve la sombra a una parte de la arteria principal de la población. La intención del gobierno es ir añadiendo tramos e ir completando los espacios

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 17 de junio 2024, 19:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Cada vez los ayuntamientos invierten más en proteger del sol a sus ciudadanos. Y a falta de árboles instalan todo tipo de toldos en sus calles para salvaguardar del sol y las altas temperaturas a los lugareños.

Así, el Ayuntamiento de Guareña, decide instalar toldos en la artería principal de la población, en la calle Grande. Pero no en toda la extensión de la vía, sino desde sus primeras casas hasta unos pocos metros menos de la mitad de la calle. Cerca de cuarenta metros de sombra.

El tipo de toldos instalados son los conocidos como de 'vela pasacalles', el ideal para plazas y calles peatonales, y están especialmente fabricados para proteger al viandante del sol en plena calle.

La vela para calles es una lona plana con la forma que desea el comprador, unas veces cuadrada, rectangular, en triángulos o irregular, con forma de medios arcos en los laterales para que pueda tensar adecuadamente. Las velas instaladas en Guareña son triangulares. En total son 20 velas, ocho por el primer tramo, y seis en los dos tramos finales, sustentado por fuertes soportes de base, ocho postes cilíndricos y montado sobre estructura metálica, evitando los anclajes en las fachadas «y crear seguridad, ya que la resistencia con el viento ejerce que necesitan un buen anclaje», según informa la primera teniente de alcalde, Marisol Heras.

Panorámica de la sombra instalada en una primera parte de la calle Grande. PF

El consistorio municipal consigue cubrir unos metros de la calle Grande peatonal durante el largo verano con la intención también de promover el comercio, ya que el usuario compra más y mejor si se encuentra bajo sombra que al sol, aunque muchas veces la adquisición de estos toldos vela no corresponde a un tema económico, sino a mejorar el bienestar ciudadano.

Toldos, árboles o paraguas, cualquier sistema es bueno para convertirse en un aliado que permita un paseo urbano a temperaturas más soportables. La calle Grande tuvo árboles. Hace dos años se instalaron 27 toldos de vela en treinta metros de esta vía como «prueba piloto para evaluar beneficios y observar posibles mejoras», se dijo en su día. Y ahora el objetivo es el mismo que hace dos años, facilitar el acceso de los vecinos de forma cómoda a los comercios, bancos, bar y tiendas de la zona. Marisol apunta que la previsión es, «ir añadiendo tramos e ir completando los espacios».

Cuando los pronósticos son de que los veranos cada vez son más largos y las temperaturas a determinadas horas del día serán altas, la sombra cotiza al alza, y Guareña le llega el momento de decidir y tirar de toldos a mediados de junio. Hoy lunes 17 acabó de instalarse.

Otra panorámica desde el lado contrario donde parten las primeras casas de la calle. PF

Adiscagua

Para el presidente de la asociación de personas con discapacidad de Guareña y comarca (Adiscagua), Pedro González Serrano, los postes instalados para la sujeción de la estructura metálica de los toldos de vela, «siempre que sean para un bien y que el sombreado beneficie a los vecinos y al comercio, nos parece bien», dice. «Nosotros reivindicamos que todas las personas, incluyendo las personas con discapacidad o movilidad reducida, puedan disfrutar del entorno».

Sobre los soportes instalados, incide González Serrano que, «al estar alineados con los elementos que hasta ahora siguen estando, como bancos y jardineras, no dificultan la movilidad».

Y como en la viña del Señor hay de todo, entre uvas, pámpanos y agraz, también hay gustos para todo con la instalación de estos toldos, entre opiniones de vecinos que les gusta «porque les dan sombra», otros, porque les gustaría «ampliar la superficie de sombra», que no gusta por el «excesivo número de obstáculos que se suma ahora a los bancos y jardineras» y «por fea estética»... Y otros se abstienen de opinar, más porque puede molestar sus declaraciones que decirlas.

Lo mejor del sol, la sombra.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios