José Antonio Monago (i) y Juan Carlos Algaba, con sus respectivas placas como recuerdo a sus trayectorias profesionales. / PF

El Ayuntamiento rinde homenaje a José Antonio Monago y a Juan Carlos Algaba por su jubilación

Monago 31 años de monitor deportivo de fútbol sala y Algaba 27 años de enterrador municipal

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

Arropados por familiares, compañeros del Ayuntamiento de Guareña y por la teniente alcalde, Josefa Ruiz, y los ediles, Marisol Heras, Juan Carlos Fernández y María Luisa Mancha, dos trabajadores públicos, José Antonio Monago Borrallo y Juan Carlos Algaba de la Fuente, recibieron ayer martes 21 de noviembre, en un «sencillo y emotivo acto», como calificó Pepi Ruiz, en el Salón de Plenos del Palacio Consistorial sus respectivas placas conmemorativas en reconocimiento a su trayectoria profesional tras jubilarse en este último curso 2021.

Por su parte, Monago y Algaba han mostrado su agradecimiento a familiares, compañeros y a todas las corporaciones y los equipos de gobierno con los que han compartido su vida profesional.

José Antonio y Juan Carlos con los concejales presentes en el acto. / Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Guareña les ha agradecido su ejemplar comportamiento personal y profesional durante su tiempo al servicio del pueblo de Guareña y les ha deseado que, a partir de ahora, disfruten con mucha salud de una larga y feliz jubilación que se han ganado con todo merecimiento después de una larga vida laboral, según informa el Ayuntamiento de Guareña.

Trayectorias

José Antonio en su labor deportiva como monitor de Fútbol Sala, vecino de Guareña, ha desempeñado también tareas de limpieza en La Encina, coordinador de torneos que se han celebrado en las instalaciones del pabellón deportivo municipal, colaborador deportivo en numerosos actos organizados en la población, cumpliendo su trabajo con profesionalidad y amor al deporte.

Foto familia con sus compañeros de trabajo. / Ayuntamiento

Tiene 65 años recién cumplidos, y ha trabajado durante 30 años al servicio del Ayuntamiento de Guareña. Empezó en noviembre de 1991, con tres niños y tuvo que ponerse a buscar más infantes hasta conseguir 17 niños en su primer curso deportivo de fútbol sala, allá en la pista polideportiva municipal. Después con la inauguración del pabellón (mayo de 1993) el escenario cambió. Celebró durante 33 años el campeonato de verano de Fútbol Sala, 26 años con el campeonato de Infantiles y Cadetes en la misma disciplina deportiva, además de ligas de invierno.

Ha conocido seis delegados de deportes. Primero fue Marisa Rodríguez, la que hasta hace poco era su compañera de trabajo y monitora de gimnasia rítmica; después Ángel San Miguel, Jesús Espino, Juan José López, Rubén Martín y Pedro Gil.

Por su parte, Juan Carlos también ha sabido ejercer su labor de sepulturero o enterrador municipal en tareas dolorosas y de dificultad como son los momentos más punzantes de las familias en la pérdida de seres queridos. Ha mantenido limpio y ordenado las instalaciones del camposanto municipal, con atención y respeto a los ciudadanos guareñenses.

Con sus familiares. / ayuntamiento

Tiene 64 años. Nativo de Segovia capital, pero vino a Villar de Rena con tres o cuatro meses, con lo que dice sentirse de este pueblo situado en las Vegas Altas, bañado por los ríos Ruecas y Alcollarín. En 1984 se casa y desde entonces vive en Guareña.

Entró a trabajar el 27 de marzo de 1994, de sepulturero en el cementerio municipal de Guareña. Un trabajo que, en momentos concretos, era duro, reconoce Juan Carlos, «he tenido que sacar cuerpos enterrados en la tierra para trasladarlos a los nichos de cemente, pero no he enterrado a nadie en la tierra».

Dos trabajadores cumplidores con sus servicios, despedidos por sus familias, compañeros de trabajo, y representantes políticos actuales en el gobierno municipal.