Momento de las intervenciones de los directores de Casas del Turuñuelo, Sebastián Celestino y Esther Rodríguez. / CONSTRUYENDO TARTESO

ARQUEOLOGÍA

Se celebró en Mérida el II Congreso Internacional sobre Tarteso

Entre algunas de las actividades paralelas, se vio la proyección de los documentales 'En busca de Tartessos' y ' El Turuñuelo de Guareña'

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

Del 17 al 19 de noviembre se celebró en Mérida el II Congreso Internacional sobre Tarteso, que llevó como subtítulo 'Nuevas Fronteras'. Entre algunas de las actividades paralelas, se vio la proyección de los documentales 'En busca de Tartessos' y 'El Turuñuelo de Guareña'.

El 17 dio comienzo en el Centro Cultural Alcazaba, de Mérida, el II Congreso Internacional sobre Tarteso. Este encuentro académico, organizado por el Instituto de Arqueología de Mérida a través del Consejo Superior de Investigaciones Científicas –CSIC–, contó en su acto inaugural con la presencia de la alcaldesa en funciones del Ayuntamiento de Mérida, Carmen Yáñez Quirós; el vicepresidente primero de la Diputación de Badajoz, Ricardo Cabezas Martín; el director general de Universidades de la Junta de Extremadura, Juan José Maldonado Briegas; Manuel Pimentel Siles como representante de la organización, y Jesús Sánchez Adalid, escritor y miembro de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes.

Foto de familia de los investigadores participantes en el II Congreso Internacional sobre Tartesos. / CONSTRUYENDO TARTESO

Participaron, además, los directores académicos Sebastián Celestino Pérez y Esther Rodríguez González, codirectores del yacimiento tartésico Casas del Turuñuelo, en Guareña, y representantes de las empresas patrocinadoras (Inquiba, Cristian Lay, Ibercaja y Fundación Caja Badajoz).

Tras el acto de apertura, tuvo lugar la conferencia inaugural titulada ' Tarteso y yo. Embrujo y vigilia al ensalmo de un nombre, de una leyenda, de una historia', a cargo del profesor Manuel Bendala Galán, doctor Honoris Causa por la Universidad de Huelva.

El congreso continuó los días 18 y 19 de noviembre con un programa académico amplio en el que participaron destacados estudiosos y expertos de la civilización tartesa. Además, para completar la programación, la secretaría técnica del congreso propuso una serie de actividades paralelas como la proyección de los documentales ' En busca de Tartessos' y ' El Turuñuelo de Guareña' que pudo verse el 18 de noviembre a las 20.30 y a las 21.00 horas en el Centro Cultural Alcazaba. Ambos vídeos, emitidos en el programa 'Arqueomanía', fueron cedidos por Radiotelevisión Española.

Momento de la intervención de la investigadora Trini Tortosa. / CONSTRUYENDO TARTESO

Asimismo, se proyectó el documental ' La habitación de los dioses' el pasado 19 de noviembre, en el mismo espacio que los anteriores.

También se organizó una visita a los yacimientos arqueológicos de Cancho Roano y La Mata, situados en Zalamea de la Serena y Campanario, respectivamente. Además, en el yacimiento de Cancho Roano, los inscritos a esta jornada pudieron disfrutar de un taller práctico que se basó en la experimentación de diferentes sistemas edilicios que usan como materia prima la tierra cruda para la fabricación de materiales de construcción.

Las actividades se completaron con el concurso de pintura en el que participaron jóvenes con edades comprendidas entre los 12 a 16 años. Los trabajos recibidos fueron expuestos en el Centro Cultural Alcazaba durante los días del congreso.

La asistencia a las jornadas académicas pudo ser presencial o seguirlas de manera online, siendo necesaria una inscripción previa gratuita. El congreso se desarrolló respetando todas las medidas de seguridad y protección anticovid.

Momento de la intervención del investigador Jaime Alvar. / CONSTRUYENDO TARTESO

Este congreso nació con el propósito de estudiar a la civilización tartesa desde su origen y consolidación, además de «analizar las teorías de su expansión en otros territorios confeccionando un nuevo mapa geográfico que amplíe fronteras y su estacionalidad en el tiempo».

La elección de Mérida para la celebración de este Congreso responde a ese propósito, el de valorar la cultura tartésica no solo desde su área original, sino también «desde los espacios circundantes que en ocasiones han proporcionado una excelente información sobre el desarrollo de su cultura, aunque se ciña a su última etapa», dicen los organizadores. En definitiva, interesa en especial «detectar la reacción de las diferentes comunidades indígenas ante la colonización mediterránea y su evolución hasta la conformación de nuevas manifestaciones culturales».

Organizado por el Instituto de Arqueología de Mérida a través del CSIC, contó con un rico itinerario conformado por: ponencias de carácter internacional, asistencia gratuita presencial y/u online, actividades paralelas para inscritos presenciales, comunicaciones, expedición de certificados de asistencia, y emisión en directo y diferido con previa inscripción al congreso.