Momento en que Abel González explica la medida en favor de los más desfavorecidos. / HOY

POLÍTICA

Diputación de Badajoz repartirá un millón de euros entre las familias más desfavorecidas

En colaboración con Cixabank, dará 10.000 tarjetas de 100 euros para comprar productos de primera necesidad en comercios locales

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

La Diputación de Badajoz, con la colaboración de Caixabank, repartirá un millón de euros en bonos sociales entre las familias más vulnerables de 161 municipios y entidades locales menores de 20.000 habitantes, a través de 10.000 tarjetas con un valor de 100 euros cada una que se podrán destinar a productos de primera necesidad, ya sea alimentación, ropa, calzado o material escolar, en comercios de proximidad, según nota de prensa.

El diputado Abel González, la directora de Bienestar Social, Emilia Parejo, y el director de Instituciones de Extremadura de Caixabank, Lorenzo Ballesteros, presentaron la iniciativa, que tiene una doble finalidad, ayudar a familias vulnerables y también al comercio local.

Emilia Parejo directora de Bienestar Social. / DIPUTACIÓN

González explicó que la doble finalidad del bono radica en que durante la pandemia «se ha pasado mal, tanto a nivel sanitario como empresarial».

Estas tarjetas con ese depósito de 100 euros para compras de primera necesidad se podrán emplear en tiendas de proximidad, de manera que al mismo tiempo se ayuda al pequeño y mediano comercio.

Por su parte, Lorenzo Ballesteros, señaló que su colaboración consiste en la emisión de 10.000 tarjetas anónimas y similares a las 'tarjetas regalo' para otras tantas familias, y apuntó sobre estas tarjetas que el dinero electrónico no estigmatiza.

Emilia Parejo, Abel González (c), y Lorenzo Ballesteros, muestran las tarjetas con un valor de 100 euros cada una. / diputación

Según hizo hincapié Abel, «se puede gastar en cualquier sitio como una tarjeta bancaria». Emilia Parejo puntualizó que hasta ahora se han entregado 4.500 tarjetas que ya están en los municipios y que se cargarán a partir de la próxima semana.

El programa tenía una duración anual, pero la institución provincial quiere prorrogarlo y que las tarjetas puedan ser usadas hasta el 31 de mayo de 2022.

En concreto, se pueden comprar cuestiones de primera necesidad como alimentación, ropa, zapatos, material escolar o farmacia y parafarmacia, como también se podrá acudir a centros médicos como podólogos y oftalmólogos, o acceder a materias relacionadas con la formación o los libros, dado que han pensado «en aquellas cosas que necesitan las familias para tener una vida más digna y una vida mejor», según Parejo.