Falleció Fulgencio Morcillo Torres, presidente de la Hermandad de San Isidro Labrador. / PF

EN RECUERDO

Fallece el presidente de la Hermandad de San Isidro Labrador

Numerosas muestras de condolencias por toda la comunidad cristiana de la localidad a la familia de Fulgencio Morcillo Torres

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

En el día de ayer miércoles 28 de diciembre, fallecía a los 67 años de edad, el presidente y Hermano Mayor de la Hermandad de San Isidro Labrador, Fulgencio Morcillo Torres. Así lo anunciaba la esquela mortuoria del tanatorio de Guareña y en las redes sociales lo lamentaban las distintas cofradías de la parroquia.

Fulgencio fue nombrado por unanimidad Hermano Mayor de la Cofradía de San Isidro el 15 de junio de 2017. Se había criado enfrente al Hospitalillo. Sus padres, Miguel Morcillo y Leandra Torres, le inculcaron la religión cristiana que tanto practicó en vida Fulgencio.

Revitalizó las verbenas de San Isidro en las vísperas del Santo, organizó el 50 Aniversario de la Hermandad en 2019, realzó los triduos, las misas extremeñas en la ermita de San Isidro cada 15 de mayo, recuperó la elección de reina y damas de honor, rescató los juegos tradicionales, organizó excursiones a la cuna del Santo Patrón de labradores y ganaderos en Madrid…

Desde la Hermandad isidril piden «una oración por el eterno descanso del alma de nuestro presidente y Hermano Mayor que hoy ha marchado junto al Altísimo». Añade la Hermandad de Guareña que «nos deja una gran persona, buena gente, alegre, optimista, siempre dispuesto a echar una mano…».

Fulgencio en la capilla de San Isidro de Guareña. / PF

De igual forma era muy devoto al Santísimo Cristo del Silencio. Fue muchos años vocal de esta Cofradía y miembro de la Comisión Organizadora del 50 Aniversario de la Cofradía del Silencio en 1998. En la próxima Semana Santa de 2023 cumpliría 25 años de costalero, ilusionado por celebrar sus bodas de plata como costalero. También esta institución religiosa se une al dolor de su familia, «nos deja un hombre de bien, buen amigo, y siempre dispuesto a colaborar en lo que fuera menester». Fulgencio lo fue casi todo en esta cofradía desde bien joven, contribuyendo con su esfuerzo y dedicación a ensalzar y dignificar la Semana Santa de Guareña, trabajando en montar los pasos cada Jueves Santo.

También fundador y directivo de la asociación Vecinos de San Ginés que tanto esfuerzo hizo para que la fiesta y celebración del Santo tuvieran éxito tanto en la barriada como en el resto de la población.

Su último trabajo lo dedicó a preparar el encuentro a San Judas Tadeo que cada 28 de mes, feligreses de Guareña acudían a la capilla de San Isidro en la calle Salsipuedes.

Una gran multitud de paisanos dijeron adiós a Fulgencio Morcillo en la iglesia de Santa María donde hoy se celebró la misa ' corpore insepulto'.