A 6.691 kilómetros Jacinto, María del Mar, Noelia y Alberto montan una empresa de buggys para turistas en República Dominicana. / Cedida

TURISMO

La familia Gutiérrez-Pérez decide montar una empresa en el Caribe

A 6.691 kilómetros Jacinto, María del Mar, Noelia y Alberto montan una empresa de buggys para turistas en República Dominicana

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

Desert Buggy es una empresa familiar en República Dominicana con capitales españoles, cuyo propósito es satisfacer a los turistas de todo el mundo que vayan a Macao, en República Dominicana, en el que no falta la aventura, diversión y el descubrimiento de algunos lugares maravillosos, «Siempre con la mayor seguridad y respetando el medio ambiente», así lo anuncia Jacinto Gutiérrez Sánchez, de 52 años, que decide montar con su familia una empresa en el Caribe.

La familia la componen Jacinto, su mujer María del Mar Pérez González, de 47 años; sus hijos Noelia y Alberto Gutiérrez Pérez, de 27 y 22 años, respectivamente.

Hace unos 13 años Jacinto y su familia va de turismo a Punta Cana y disfruta durante ocho días. Hizo una excursión con Buggy, automóvil diseñado para andar en la arena, le llamó poderosamente la atención, en enero volvió y su familia decide emprender una empresa. En marzo comenzaron a remover papeles y surgió el nombre de ' Desert Buggy Rent Car, SRL'. En España tuvieron que constituir otra empresa al ser socios españoles, con el mismo nombre y acabando con SL, ésta apoya con capitales a la primera.

La familia Gutiérrez-Pérez feliz en el Caribe. / Cedida

El principal atractivo turístico que le llamó la atención a Jacinto fue el buggy, tanto de fabricación china como fabricados en el Caribe. Suele ser un chasis ligero, con una carrocería sin techo rígido y ruedas grandes. Están pensados principalmente para turistas que disfrutan con la conducción de estos vehículos. Gracias a sus grandes ruedas suelen ser utilizados en las zonas costeras y los desiertos. Muy demandado por los turistas con dos, cuatro o cinco plazas.

El pasado mes de julio comenzó la empresa guareñense a funcionar. Ya tiene contratado a 60 vendedores que trabajan por comisiones y en plantilla tienen a 15 personas. «Es un trabajo que dura los 365 días al año», afirma Jacinto. Cuando le preguntamos cómos se le ocurrió emprender este negocio a 6.691 kilómetros de distancia de su hogar en Guareña, categórico dijo: «porque me gustan los negocios».

Jacinto y sus buggys. / Cedida

En Macao abrirá otro negocio en septiembre, buggy más catamarán con Dj en vivo, paracaídas, toboganes y buceos. Pero Jacinto y su familia no paran de darle vueltas a la cabeza y ahora ya tienen otro tercer negocio en marcha, también en el Caribe. En octubre inaugurará otro proyecto en Puerto Plata, «para turistas que vienen en crucero y disfruten de buggys«.

De momento la familia Gutiérrez-Pérez está feliz, muy contenta con el negocio funcionando «a las mil maravillas». Tienen unos 50 buggys para excursiones de tres horas. Los turistas disponen de tres rutas al día y cada uno paga 40 dólares por persona y turno.

Los turistas eligen este tipo de excursiones por las ofertas a través de las agencias de viajes o los turistas lo solicitan en los hoteles, entonces la empresa guareñense con un autobús recoge a los turistas en sus hoteles para hacer las excursiones organizadas. Las personas interesadas pueden contactar al teléfono +34624009073 o en info@desertbuggydominicana.com.

Jacinto seguirá atendiendo sus negocios en Guareña y sus aficiones a la caza. Viajará muy a menudo a República Dominicana y, junto a su familia, seguirá emprendiendo búsquedas de empleo y negocios en aguas cálidas del Caribe.