Miguel Lozano (i) con el concejal de Comercio Pedro Gil. / ayuntamiento

GENTE CERCANA

El decano de los comercios de Guareña cumplió 70 años

Miguel Lozano mantiene el comercio de ropa de su padre que lo abrió en 1951

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

Corría el 1951 cuando el recaudador del Ayuntamiento de Guareña recogía las cincuenta pesetas satisfechas por Miguel Lozano Mancha (8 de octubre 1913-20 mayo 1981), de arbitrio, en concepto de abrir un establecimiento de tejidos en el número 2 de la calle Luis Chamizo, de Guareña. Más conocido por « el comercio de Miguelito« durante muchos años.

Y hace unos días, finales de 2021, cuando se cumplieron 70 años, el concejal delegado de Fomento del Comercio Local en el municipio, Pedro Gil Martínez, le entregaba a Miguel Lozano Ruiz, empresario actual e hijo que se quedó con el negocio del padre, una felicitación por su 70 aniversario «y desearle que sean muchísimos más», en nombre del Ayuntamiento de Guareña y «en apoyo a los pequeños comercios de la localidad».

Miguel Lozano Mancha leyendo la prensa del día en el mostrador de su tienda. / cedida

Miguel agradeció el gesto y ya conserva el resguardo encuadrado de aquella Apertura del nuevo establecimiento que su padre abrió hace 70 años. Anteriormente, Miguel Lozano Mancha trabajó con Isidoro Barea de dependiente, y años después «ya se puso por su cuenta», dice su hijo. Casó con María del Pilar Ruiz Martín y fruto del matrimonio tuvieron cinco hijos: Miguel, Mercedes, Andrés, Paqui y Ángel Cecilio.

Durante las tres primeras décadas la tienda vendía telas para confección de vestidos, pantalones de pana, chaquetas, sábanas para ajuares, principalmente. Con el tiempo desaparecen las costuras, los sastres y las modistas y todo es confección. La tienda de Miguel también ha cambiado con los tiempos. Ahora se venden telas para cortinas, visillos, colchas… Miguel hijo apuesta por la calidad del género.

Detalle del arbitrio satisfecho por Miguel Lozano Mancha en 1951. / Cedida

Cuando el padre fallece en 1981, es la madre quien se ocupa del negocio con la contratación de un dependiente de confianza, Manolo López. El primogénito Miguel acaba 2º grado de Electricidad, hace el servicio militar en Cáceres y se licencia en marzo de 1982. La madre es la titular del negocio durante cuatro años hasta que el hijo Miguel lo coge a su nombre el 1 de enero de 1986 hasta hoy que continúa frente al negocio que abrió su padre.

En 1997 el comercio sufre «una reforma gorda» y se abren tres escaparates. 15 años después « Miguel Moda y Decoración de señora, caballero y Hogar« mantiene el negocio luchando con la competencia de internet, dice, »esto de internet nos ha dao el descabello por el daño que nos hace a los comercios«. La tienda de Miguel está asociada al Comercio Local y le parece bien cómo está llevando las cosas esta asociación y las actividades que se hacen al año.

El comercio de «Miguelito» como aún se le conoce, es el veterano en su género de la población de Guareña, sito en una esquina emblemática de la calle Luis Chamizo al saliente, con el monumento del poeta al frente del escaparate, la calle Don Diego López al poniente, y al mediodía la calle Espronceda

El decano de los comercios de ropa en Guareña cumplió 70 años con sus puertas abiertas a todo el que quiera cruzar el umbral bajito de la tienda.