Esmeralda Rodríguez ante la biblioteca personal en su casa, siempre entre libros. / Cedida

GENTE CERCANA

«La lectura sirve como pasatiempo para combatir el aburrimiento»

Lo afirma la profesora guareñense de Lengua Castellana y Literatura, Esmeralda Rodríguez Quirós, y añade que los beneficios que encierra la lectura: aporta a la concentración, el razonamiento, la adquisición de vocabulario, el control del estrés... A través de la lectura dice que se puede imaginar distintas épocas, lugares, personajes, sensaciones... Crea vínculos y conecta a las personas.

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

Esmeralda Rodríguez Quirós es una vecina guareñense nacida en la calle Alberquilla y, aunque ya no vive allí, dice que siempre será su calle. Actualmente reside con su familia en Juan Ramón Jiménez. Es profesora de Lengua Castellana y Literatura en el IES Tierrablanca de La Zarza. Por circunstancias que todo el mundo sabe está confinada en su casa junto a su familia, pero al mismo tiempo trabajando en sus tareas como madre, como profesora y como directora del primer club de Lectura de la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Frutos de Guareña. Durante estos días de pandemia la lectura se convierte en un gran antídoto ante esta situación de enclaustramiento en el que nos encontramos. HOY Guareña la entrevista por vía electrónica para conocer a esta mujer metódica y ordenada en sus quehaceres diarios.

¿Cómo vive la pendemia?

Creo que un poco como toda la gente. Pendiente de las noticias que nos llegan e intentando que la vida en casa sea lo más organizada y amena que puede ser en estas circunstancias. Deseando que todo vuelva a la normalidad para poder abrazar, sobre todo, a mi madre y que mis hijas sigan una vida normal.

Esmeralda le apasiona el libro físico. / Cedida

¿Sigue teniendo contacto con su club de Lectura?

Seguimos en contacto a través de un grupo de WhatsApp donde vamos publicando todos los eventos culturales de los que tenemos noticia, libros, enlaces interesantes, muestras de apoyo, etc.

¿Qué hacéis ahora en cuarentena?

El anuncio del confinamiento nos obligó a suspender la sesión que teníamos programada para el 25 de marzo donde comentaríamos Historias de cronopios y de famas, de Julio Cortázar, que queda pendiente para cuando podamos reunirnos de nuevo en condiciones de seguridad adecuadas. Tenemos ahora tiempo de elegir nuestras lecturas favoritas y se pensará alguna actividad sencilla que haga visible a los grandes lectores que forman el grupo.

Esmeralda Rodríguez inició sus estudios primarios en el CEIP San Gregorio de Guareña. Estudió en el IES Eugenio Frutos y se licencia en Filología Hispánica por la Universidad de Extremadura, donde también consiguió el Diploma de Estudios Avanzados, ¿Cómo empezaste en el club de lectura de la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Frutos?

Pues fue en octubre del 2007 cuando se puso en contacto conmigo el Gestor Cultural y me propuso la idea. Era algo novedoso que estaba empezando a promover con más ahínco el Plan de Fomento de la Lectura y me pareció una idea interesante. A partir de ahí, me coordiné con la responsable de la Biblioteca y empezó a funcionar el primer Club de Lectura de la BPM Eugenio Frutos. Ahora tenemos otros grupos gracias a la gran aceptación con la que cuentan estos encuentros. Existía una gran demanda y, por suerte, han conseguido voluntarios para favorecer el desarrollo de esta actividad.

Esmeralda en su despacho de casa. / Cedida

¿Cuántos años llevas dirigiendo el club de Lectura? ¿Cuántas personas lo forman?

Normalmente el grupo está formado por unas 25 personas. Claro que, desde que empezó, se ha ido renovando. Hay algunos componentes que están en él desde el principio y otros han tenido que abandonarlo por distintas razones, pero cada uno de ellos ha ido dejando su huella entre los demás y siempre tienen la puerta abierta para volver en el caso de que cambien sus circunstancias. Los lotes de los que nos surtimos no cuentan con más ejemplares y, por otra parte, una reunión más numerosa imposibilitaría un desarrollo adecuado del coloquio.

¿Cómo se estructura o qué dinámica llevas con tu club de lectura en tus encuentros? ¿Qué periodicidad tienes con el grupo?

Solemos reunirnos más o menos una vez al mes para comentar el libro que nos llevamos en préstamo en la reunión anterior. Estos proceden de lotes que tanto el Plan de Fomento de la Lectura como distintas bibliotecas tienen destinados a los grupos. Desde la Biblioteca coordinan este paso para que nosotros solo disfrutemos de la lectura. La dinámica es sencilla. Empezamos comentando las impresiones que nos ha causado la lectura y terminamos hablando de otros temas relacionados con ese libro. Porque la lectura es mucho más que encadenar letras para formar palabras. Y la lectura comentada por un amplio grupo de personas enriquece los puntos de vista y abre la mente a otras posturas. Señalamos los recursos que utilizan los distintos autores para conseguir en los lectores las sensaciones que quieren transmitir, comentamos las estructuras, los elementos de la narración, etc., todo lo que pueda aportar unas técnicas básicas para que ellos mismos analicen las lecturas.

Si somos sinceros, no todos los libros agradan al grupo entero. Por eso, estas sesiones enriquecen tanto. Algunos confiesan que no se lo han leído o que no lo han terminado. Es lógico cuando un grupo es tan heterogéneo. Pero, cuando al final de la reunión y después de que todos los que han leído el libro hayan aportado ya tanto sus opiniones como las sensaciones que han percibido a la hora de la lectura, que alguien tome de nuevo el libro y decida darle otra oportunidad es lo más emocionante que puede suceder en un club de lectura. Eso es, precisamente, lo que le da sentido a toda la actividad.

La profesora y directora del club de lectores de la biblioteca Eugenio Frutos raro el día que no se pone a leer. / Cedida

¿Qué tal se portan tus lectores?

Fenomenal. Para mí forman ya parte de mi familia. A lo largo de tantos años vives muchas experiencias personales con ellos. Han estado presentes en muchos momentos de mi vida a lo largo de todos estos años. Hemos asistido a Encuentros con Autores dentro y fuera de nuestra localidad, participamos en distintas actividades culturales, se han organizado algunas excursiones en colaboración con el Club del IES Eugenio Frutos, por ejemplo. Los comentarios de cada sesión, la asistencia e implicación en las actividades que se proponen, incluso, los silencios de una escucha activa ofrecen datos para conocernos entre todos y eso cohesiona el grupo.

¿Es la lectura un buen antídoto para contrarrestar el aburrimiento de tantas horas en casa?

La lectura es buena para todo. Todos conocemos los beneficios que aporta a la concentración, el razonamiento, la adquisición de vocabulario, el control del estrés... A través de la lectura podemos imaginar distintas épocas, lugares, personajes, sensaciones... Crea vínculos, conecta a las personas, y, por supuesto, sirve como pasatiempo para combatir el aburrimiento.

¿Qué lees ahora?

Pues la verdad es que, entre supervisar los deberes de mis hijas, confeccionar y corregir tareas para mis propios alumnos y las actividades propias de la vida cotidiana, no puedo dedicar todo el tiempo que me gustaría a la lectura. Alterno distintos géneros y soportes porque estos días dan para muchos estados de ánimo. Leo títulos que tenía pendiente y que me servirán para recomendarlos a mis alumnos, como los libros de Erik Vogler, de Beatriz Osés; El lector de Julio Verne, de Almudena Grandes también esperaba su momento en la estantería, o nuevas incorporaciones de las que voy teniendo noticia y que me apetece mucho analizar entre las que está El silencio de lo invisible, de María Fernanda Sánchez. Siempre me he decantado por los libros físicos porque me encanta sentir el tacto del papel, el grosor de las páginas, el olor, pero hace unos meses que utilizo también uno electrónico y la verdad es que me ha sorprendido gratamente. Descargo libros de la plataforma Librarium y es muy útil para leer de noche, que suele ser la franja horaria que me queda libre para dedicarle un rato a esta afición, sin molestar a nadie.

También le es grato la lectura electrónica. / Cedida

¿Qué lectura recomiendas para estos días?

Como he dicho más arriba, estos días alternamos distintos estados de ánimo. Hay veces en las que necesitas evadirte de todo y mezclarte en la historia de otros para descansar de lo que estamos viviendo, otras veces el espíritu reclama un momento para cerrar los ojos y reencontrarte con tus propias evocaciones olvidadas a través de un poema o, simplemente, una frase. Cualquier libro que te haga sentir bien es el adecuado para estos momentos.

Hace casi cuatro décadas, el novelista americano Dean R. Koontz publicó un best-seller de ciencia-ficción ambientado en el año 2020, en el cual una severa enfermedad parecida a la neumonía provocada por un virus denominado Wuhan-400 se extendería por todo el mundo, provocando una pandemia sin precedentes. ¿Te suena? ¿Qué te parece esta novela de ciencia-ficción que en España pasó sin pena ni gloria?

Con esto se demuestra la magia de la Literatura y que, por tópico que suene, la realidad supera a la ficción. La Literatura no es solo un entretenimiento, sino que nos hace más humanos, nos describe sensaciones que nunca habíamos percibido, nos obliga a interrogarnos sobre cuestiones que nunca nos habíamos planteado, abre nuestra mente... y, así, podría seguir añadiendo miles de beneficios porque la lectura nos hace infinitos.

De cuantos libros has leído, ¿cuál es el que más te ha gustado?

Esta es la pregunta más difícil de toda la entrevista. Hay tantos libros que me han marcado por diversas cuestiones, que para mí resulta casi imposible elegir uno solo de ellos. Por poner algún ejemplo citaría como esencial El Principito, de Antoine de Saint-Exupery; de los clásicos de la Literatura española que me encanta leer y explicar El Lazarillo de Tormes, pero también están los versos de Miguel Hernández, el teatro de Federico García Lorca y un largo etcétera de verdaderas joyas que tiene la Literatura.