Borrar
Juan Antonio Mora Granado, esparraguero y repartidor de publicidad. PF
Es por marzo y abril cuando mejor saben los espárragos trigueros aquí
GASTRONOMÍA NATURAL

Es por marzo y abril cuando mejor saben los espárragos trigueros aquí

Juan Antonio Mora Granado se dedica por estos días a recorrer esparragueras silvestres y coger manojos de un producto rico en potasio y fibra natural, entre otras grandes propiedades. Sale bien temprano con su bicicleta a parajes y lugares recónditos donde sabe encontrar el producto

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 17 de marzo 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Lo que da el tiempo. Y lo que da el tiempo ahora en el campo, es el resultado de las lluvias caídas en estos primeros meses del año (201,8 litros/m2 hasta hoy) y el sol. Tanto la humedad como el sol hacen criar bien los espárragos trigueros. Un manjar silvestre que invita salir al campo a cogerlos.

Para ello hay que tener buena vista, experiencia, y ganas de andar. Eso le pasa a Juan Antonio Mora Granado, de 42 años, un vecino de la localidad nacido en la calle Hernán Cortés, 215, y actualmente vive en carretera Don Benito, Portal 7, Bajo C. Es hijo de Juan Antonio Mora Caballero y Juana Granado Espino. Es el primero de cinco hermanos (Juan Antonio, Beatriz, Esmeralda, Rocío y Juan José).

Juan Antonio también lleva el apodo «Cañero» de su abuelo paterno. Estudió en el colegio San Gregorio hasta 2º de la ESO. Lo que más detesta en la vida «son las voces», dice. Se dedica a repartir con su bicicleta todo tipo de propaganda en papel, «soy repartidor de publicidad», así lo difunde de vez en cuando. Pero también se dedica ahora a coger espárragos trigueros, «lo que da el tiempo», dice.

Momento de un buen desayuno en el mercado de abastos.
Momento de un buen desayuno en el mercado de abastos. PF

Sale temprano de casa con su bicicleta, a las 8.30 horas, y bien dotado de luz, chaleco y casco, porque tiene que coger la carretera camino de los parajes de La China, Chozo Blanco, Las Gamitas y Borrachuelo, y andar por lugares recónditos donde sabe encontrar espárragos silvestres. Está acostumbrado a pincharse porque «para coger espárragos te tienes que pinchar», aclara. Lo de pincharse es debido a la propia esparraguera, la auténtica silvestre, que es una planta vivaz y perenne, se encuentra en lugares agrestes, que tiene gran cantidad de pequeños cladodios de color verde oscuro que cubren casi toda la planta, los pinchos son falsas hojas, que llaman los expertos, «que quedan reducidas a brácteas, pequeñas escamas verdes en el tronco».

Propiedades

Las esparragueras que busca Juan Antonio son las típicas del clima mediterráneo y los espárragos silvestres o trigueros que coge, aportan una gran cantidad de potasio, ácido fólico y fibra natural que viene bien al organismo humano, además de una sustancia, la aspargina, que es la causante del fuerte olor característico de la orina que se genera una vez consumidos.

También son ricos en betacaroteno (carotenoide) que es la principal fuente de vitamina A. El espárrago es diurético, laxante, antioxidante, antidepresivo, adelgazante, antiviral y muy nutritivo. Los betacarotenos dicen los expertos que son importantes para prevenir enfermedades del corazón e hipertensión arterial, tienen propiedades rejuvenecedoras, ayudan a la vista y generan un cambio en el metabolismo con efectos adelgazantes, gracias a su alto contenido nutricional.

El espárrago se cría en esparragueras espinosas.
El espárrago se cría en esparragueras espinosas. FB

Mora busca los espárragos trigueros en lugares húmedos, cercanos a regatos y arroyos… Cuando acaba su tarea hay días que le pueden dar las cuatro y hasta las cinco de la tarde, «me llevo la comida al campo y hay días que salgo a las seis y media, pero voy bien equipado…», recuerda.

La temporada de estos espárragos silvestres se extiende desde marzo hasta junio, coincidiendo por el periodo primaveral, pero es por marzo y abril cuando mejor saben los espárragos aquí en Guareña. Juan Antonio los organiza por manojos pequeños y los vende a un euro. Y lo vende todo en el día.

El espárrago se suele trocear hasta que impida hacerlo, lo sobrante, no se debe tirar, aunque muchas personas lo hagan, es mejor congelarlo o aprovechar para hacer caldo de verdura. Nada se tira. Todo se aprovecha… El espárrago triguero fuente de vida sana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios