Borrar
Los pies encontrados en Casas del Turuñuelo los más antiguos de la península ibérica. CONSTRUYENDO TARTESO
Los «piesitos» de Casas del Turuñuelo los más antiguos de la península
ARQUEOLOGÍA

Los «piesitos» de Casas del Turuñuelo los más antiguos de la península

Los análisis realizados a la pieza del yacimiento tartésico desvelan y confirman que procede de las canteras del monte Pentélico al noreste de Atenas (Grecia)

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 16 de enero 2024, 20:32

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hace siete años se hallaron «los piesitos«, como llaman cariñosamente los arqueólogos en el yacimiento de Casas del Turuñuelo de Guareña. Unos pies que resultan de una escultura en mármol griego «la más antigua de la península ibérica«, según los codirectores del enclave tartésico, Sebastián Celestino y Esther Rodríguez.

Unos pies que han sorprendido a la comunidad científica. Se cree que puede pertenecer a una representación de la diosa Astarté. Los investigadores esperan encontrar en la próxima campaña en marzo, el resto de la escultura.

Fue en el 2017 cuando aparecieron una base y dos pies de mármol entre la tierra del Turuñuelo. El equipo de excavación del yacimiento guareñense encuentra este conjunto de la parte inferior de una escultura.

Casi siete años después, señala Esther, «es un hallazgo único porque es la escultura de mármol griego más antigua que se conserva hasta la fecha en la península ibérica, y la verdad que ninguno del equipo imaginábamos que una pieza de esta naturaleza apareciera en un yacimiento tan al interior».

Detalle y primer plano de los pies.
Detalle y primer plano de los pies. FB

«Los piesitos« datan del siglo V a.C. Son de mármol del Pentélico, un monte situado al noreste de Atenas. «Viene de la zona donde se recuperaba el mármol con el que se hizo, por ejemplo, todos los monumentos de la Acrópolis», informa Sebastián, quien dice que estamos ante una escultura «muy importante, no solamente porque es la más antigua, sino porque tiene un estilo muy original que no hemos detectado en otras partes del mediterráneo».

El famoso mármol de Pentélico fue usado para la construcción del Partenón y de otros edificios en la Acrópolis de Atenas, como apunta Sebastián. Así como para innumerables esculturas antiguas como podría ser la hallada en el Turuñuelo.

Pigmentos

La escultura de los pies aún conserva pigmentos. Su estudio ha permitido además recuperar los restos de policromía y caracterizar los pigmentos empleados. La superficie de la basa aún conserva buena parte del azul egipcio con el que fue pintada y que podría representar el surgimiento de las aguas marinas de la diosa Astarté. Los análisis han confirmado además que el óxido de hierro conservado en el contorno de los pies y de las uñas también decoró de color rojo el resto de ambas extremidades, y no descartan que el resto de la escultura estuviera también coloreada. Sebastián detalla que los pies están «biselados, como si hubieran recibido un golpe en una esquina». Después la escultura podría haber sido arrojada desde el piso superior, ya que los pies fueron encontrados al lado del final de la escalera del patio, y el resto de los fragmentos fueron esparcidos por el edificio, «por ello, estamos convencidos de que en un futuro podremos recuperar el resto de la escultura», asegura Sebastián Celestino.

Altura 70 centímetros

Desde que encontraron esta pieza rota de su total conjunto escultórico, la investigación ha llevado a los directores, visitar primero a Grecia y después a Italia en busca de otras esculturas similares. Muchas horas de investigación permiten deducir más detalles del hallazgo, «por la proporción que tienen los pies, la escultura tiene una altura aproximadamente de 70 centímetros, que está desnuda…«, cree con seguridad Sebastián porque en esta época, dice, »los pies aparecen, o bien calzados o bien con una túnica hacia el suelo, por lo tanto deducimos que es una mujer, que sería una diosa«, y podría tratarse de la diosa fenicia Astarté porque »es la única que aparece desnuda, que luego sería la futura Afrodita o la Venus romana«, explica Sebastián.

En marzo volverá el equipo de arqueólogos y trabajadores al yacimiento de Casas del Turuñuelo con la esperanza de localizar el resto de la escultura u otras sorpresas que siempre depara este enclave extremeño en el término municipal de Guareña. Esperanzas que se centran también en más rostros que aparezcan como los cinco que dieron la vuelta al mundo, los cuerpos que acompañarían a las caras como primeras figuras humanas de Tartessos, o la puerta principal del enclave, otro deseo de los directores.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios