Foto de familia de Los Reyes Magos y sus Pajes Reales. / PF

CABALGATA DE REYES

Los Reyes Magos cargaron con toneladas de sonrisas y besos

Estrenaron tronos nuevos, repartieron cientos de caramelos y saludaron desde el balcón central del ayuntamiento con Mensaje Real para todos

Pedro Fernández
PEDRO FERNÁNDEZ

La tarde de ayer jueves 5 de enero, vísperas de Reyes, hizo echarse a la calle a niños, padres y abuelos para presenciar el desfile de la Cabalgata de sus Majestades Los Reyes Magos. Melchor, Gaspar y Baltasar, fueron los protagonistas de la tarde-noche para los niños, y éstos fueron los protagonistas para los Magos de Oriente.

La Cabalgata no fue numerosa. Solo un pasacalle de la Escuela Infantil San Ginés bajo el título de ' El Cascanueces', las tres Carrozas de los tres Reyes Magos, y una cuarta del Ampa del CEIP San Gregorio bajo el título de ' La Granja en Navidad'. No había más.

Un gran gentío por las calles de Guareña por ver la Cabalgata de Reyes, donde se vieron niños nerviosos, alegres, felices… ataviados muchos con bolsas para recoger los caramelos que llovían de las manos de Melchor, Gaspar y Baltasar, y Pajes Reales.

Muchos niños recogiendo caramelos del suelo. / PF

Tronos nuevos

La comitiva Real estrenaba carrozas con plataforma más baja, sin doseles y con tronos nuevos. Además de una gran decoración diseñada por la empresa 'Vistequiénteviste' del guareñense Javier Herrera.

Se cumplió el itinerario previsto y no hubo accidentes que lamentar. Todo fue bien organizado, conducido y protegido por el área de cultura del ayuntamiento de Guareña y el servicio de la policía local, respectivamente.

Concluyó el recorrido de la Cabalgata en la Plaza de España abarrotada de público. Los tres Reyes Magos y sus Pajes Reales bajaron de sus carrozas y se dirigieron al Portal Viviente instalado por delante de los soportales. Allí, los Reyes depositaron sus cofres de regalos al Niño. Seguidamente, subieron al balcón central del ayuntamiento de Guareña donde saludaron a los presentes en la plaza.

Los Magos de Oriente visitando el portal viviente. / PF

Después cada Rey ocupó un balcón con sus respectivos Pajes, Melchor en el centro, Gaspar a su derecha (izquierda des espectador) y Baltasar a su izquierda (derecha del espectador). Saludaban… y Melchor, en nombre de Gaspar y Baltasar dirigió el Mensaje Real.

Mensaje Real completo

Los tres Reyes Magos en los balcones de la Casa Consistorial ofrecieron el Mensaje Real, les faltó iluminación más clara, y se llevaron la ovación de niños, jóvenes y mayores. Este fue íntegro el Mensaje Real:

« Queridas niñas y queridos niños de Guareña, aquí estamos un nuevo año para compartir esta noche mágica con todos vosotros. No sabéis las ganas que teníamos de regresar, especialmente en esta ocasión por poder, de nuevo, sentiros cerquita… a menos distancia de esos «2 metros» que nos separaron los anteriores años. Gracias por recibirnos con tanto entusiasmo, por llenar las calles de vuestro pueblo con destellos en los ojos y enormes sonrisas para festejar nuestra llegada. Sois muchas las personas que estáis aquí, muchas… veo de nuevo a Martín, a Álvaro, a Lucas, a Celia, Carmen, Adam, Antonio, Carlos…¡a Carmela que es su primera vez! …que alegría sentiros.

Esta misma alegría la hemos sentido mientras oíamos, durante todo el día, los susurros silenciosos de nuestros colaboradores los pajes, el vaivén de ayudantes en carreras y viajes fugaces para que esta noche de nuevo se haga pura y verdadera magia. Sé que Gaspar, Baltasar y yo, somos conocidos por todas vosotras como «Los Reyes Magos» pero en verdad nuestra magia radica y es posible gracias a los muchos pajes, ayudantes y colaboradoras que tenemos, ellas y ellos son los verdaderos magos. Concretamente aquí en Guareña teníamos dos ayudantes muy, muy especiales, Pedro y Pruden, y aunque ya no están con nosotros… en la noche de reyes, en nuestra noche, serán siempre un pilar importante e inolvidable. Gracias compañeros por ayudarnos a ser y a crear magia.

Momento del Mensaje Real desde la balconada del ayuntamiento de Guareña. / PF

Por todo lo dicho, Gaspar, Baltasar y yo, no solo os traemos los muchos juguetes que nos habéis pedido, os traemos también cosas verdaderamente importantes como son toneladas de sonrisas y besos. También hemos traído muchos abrazos de esperanza, abrazos de esos calentitos que te cubren y hacen temblar el cuerpo. Será fácil que los veáis mañana por la mañana entre los regalos que os depositaremos bajo vuestros árboles de navidad, solo tendréis que mirar atentamente a vuestro alrededor y observar a las personas que os cuidan y os quieren.

Ahora a nosotros nos espera una larga noche, y como os pedimos cada año, necesitamos que os vayáis prontito a la cama, son muchas las casas que tenemos que visitar y muchos los niños y niñas que debemos encontrar… porque la guerra le dejó sin casa y debemos hallarlos para entregarles el hermoso regalo de la Paz. Descansad afortunados niños. Dormir plácidamente y soñar con un bello mundo. Nosotros haremos todo lo posible por que se cumpla ese sueño. Queridas niñas y niños de Guareña… ¡Feliz noche de reyes y felices sueños!«